¿Volar barato?

Viajar y conocer nuevos lugares con amistades o en pareja es una de las metas y aficiones más comunes entre las personas jóvenes.

Sin embargo, algunas veces estas posibilidades se ven contrariadas por los altos costos que supone organizar dichos viajes o salidas en transporte aéreo.

No obstante, en los últimos años cada vez más personas pueden acceder a viajar en avión, a un costo mucho menor. Esto es posible gracias a la creación y auge de las llamadas aerolíneas de bajo costo o low cost.

Seguramente si viajas de manera frecuente sabes a qué nos referimos, pero si no es así, déjanos explicarte en qué consisten estos servicios y cuáles son las diferencias con las aerolíneas tradicionales.
¿Qué es el modelo low cost?
De acuerdo con el sitio de viajes “El mundo ok”, el low cost se puede definir como un modelo de negocio que en la actualidad es llevado a la práctica por sectores e industrias como la hotelera, de supermercados, de servicios, etc.

Los negocios low cost hacen que la productividad y beneficios se maximicen y que los costos sean menores, esto sin dejar de lado la calidad, seguridad y cordialidad. La razón principal para la aparición de este modelo de negocios se debe a la creciente competencia entre las distintas empresas que ofrecen un mismo servicio.

¿Aerolíneas baratas?
En el caso específico de las aerolíneas low cost, estas ofrecen sus servicios a precios mucho más económicos que un vuelo tradicional, pero conlleva una serie de restricciones, entre las que se pueden encontrar:

• A diferencia de las aerolíneas regulares, la venta de boletos es exclusivamente por internet. Esta modalidad pretende eliminar el gasto de los intermediarios (agencias de viaje, ventas en mostrador, etcétera).

• Emisión de pase de abordar electrónico y web check in. Aunado al punto anterior, la emisión única de pases de abordar electrónicos supone un ahorro en cuanto a la impresión de boletos, al igual que el check in vía electrónica.

• Si en un vuelo de línea regular te ofrecen algún snack o comida gratuita, las aerolíneas low cost los han eliminado junto con bebidas y refrescos, sin embargo algunas de ellas han optado por vender estos productos a los pasajeros durante el vuelo.

• Restricción de equipaje: una de las principales desventajas de las aerolíneas de bajo costo es el tema de la restricción del equipaje para los pasajeros, pues la mayoría de ellas solo permiten ingresar con el equipaje de mano sin documentar (el cual suele ser menor a 10 kilos). Si los usuarios desean ingresar maletas más grandes o una cantidad mayor de equipaje, deberán pagar un costo extra que eleva considerablemente el precio del viaje.

• Las aerolíneas low cost pueden brindarte servicios con costo adicional: toma en cuenta que a diferencia de las aerolíneas regulares, las económicas podrán venderte por separado servicios como un seguro de viajero en caso de cancelación de vuelo, elegir tus asientos o el pase de abordar más rápido.

Ahora que ya conoces las diferencias entre una aerolínea tradicional y una low cost, valora el servicio, el precio y las comodidades que te ofrecen.
Un buen consejo podría ser ponderar la opción de una low cost si vas a realizar un viaje corto y donde no necesites llevar mucho equipaje.

¿Listos para volar?
Si dentro de tus planes está salir de vacaciones con tus amigos o pareja y es necesario viajar en avión, sea cual sea la elección de tu aerolínea, toma en cuenta los siguientes consejos, que bien podrían ayudar a tu bolsillo a disminuir costos:

• Vuela entre semana: la gente aprovecha los fines de semana para viajar, por lo tanto, la demanda en esos días es alta y las aerolíneas aprovechan la situación para aumentar el costo de las tarifas. En cambio, si compras tu vuelo entre semana (sobre todo los primeros días), el precio será de bajo costo debido a que la demanda también es menor.

• Compra tu boleto con anticipación: monitorea las páginas de las aerolíneas en distintas horas del día y diferentes días de la semana, para obtener un panorama más amplio sobre la variación de precios que tus boletos pueden tener. Si compras con más de un mes de anticipación la oportunidad de encontrar precios más bajos es mucho mayor. Mediante las redes sociales también podrías obtener información de utilidad.

• Elige la temporada indicada: la temporada alta corresponde a los meses de junio, julio y agosto; así como diciembre y enero, debido a las vacaciones y fechas festivas. Si puedes salir de viaje en cualquier otro mes, verás que el costo de tus boletos es mucho menor. Si es en temporada alta, entonces adquiere tu boleto con tres o cuatro meses de antelación.

• Sé flexible con las escalas: si no tienes problema con esperar unas horas más para llegar a tu destino, podrías comprar un vuelo con escalas, te saldrá más barato. También adquirir tu boleto de ida con una aerolínea y el de regreso con otra, te puede resultar más económico.

• Consulta varias opciones: las páginas de internet, de las diversas aerolíneas, no son la única opción que puedes consultar; realízalo también en las agencias de viaje o incluso en los buscadores de vuelos. Si revisas la variedad que ofrecen estas tres opciones, seguro tendrás bastante información para comparar y comprar boletos a un mejor precio.

• Deja documentos y maletas listas con un día de anticipación: de esta manera te aseguras de que no sufrirás ningún retraso o peor aún, que pierdas el vuelo.