¡Que no te saquen tarjeta roja!

Conoce las tarjetas de crédito y de débito.

Para poder contar con unas finanzas sanas es importante utilizar sabiamente los productos financieros que contratamos, como las tarjetas de crédito y débito. ¿Sabes cuáles son las diferencias entre estas dos? Es muy fácil confundirnos y pensar que nos pueden servir para lo mismo, pero no es así. Es por esto que en este artículo te diremos lo básico que debes conocer sobre estos plásticos, ventajas y desventajas de cada una y cuándo es mejor utilizarlas.

¿Cuál es la diferencia?
La tarjeta de débito se caracteriza por ser un producto financiero con el que puedes pagar por bienes o servicios en miles de comercios o establecimientos. Usualmente las personas las utilizan para que en éstas les depositen su nómina sin exponerse a traer dinero en efectivo.

Este medio de pago te permite realizar operaciones como:
• Realizar compras en línea.
• Pagar servicios en establecimientos afiliados.
• Retirar efectivo en cualquier cajero.
• Hacer transferencias.
• Consultar el saldo de tu cuenta.

Estos importes se van descontando automáticamente de tu saldo y en caso de que tu cuenta ya no tenga fondos, la tarjeta de débito será rechazada al tratar de realizar una operación.


Usualmente las tarjetas de débito no tienen costo por apertura, tampoco generan cobro de comisiones por su uso o por renovación anual, aunque debes tomar en cuenta que algunas instituciones pueden llegar a cobrar comisiones por retirar dinero en cajeros de otros Bancos.
La gran diferencia con las tarjetas de crédito es que el dinero del que dispones es totalmente tuyo, no tienes que pedir prestado ni tampoco estar preocupado de que al final del mes te llegue una factura por liquidar.

Las tarjetas de crédito son un medio de financiamiento otorgado por una institución financiera, es decir, se trata de una forma de dinero prestado con un porcentaje de interés mensual.


Con ella se pueden realizar compras de bienes y servicios sin dinero en efectivo, siendo la institución financiera la que liquide al negocio el importe.
Si la persona titular del crédito realiza la liquidación total de la deuda diferida a un mes, no generará intereses. Pero si el pago es parcial o igual al pago mínimo, se tendrán que pagar intereses de la deuda acumulada.
Otra diferencia importante de este producto es que en su mayoría sí tienen un costo por anualidad, es decir, se debe pagar por la membresía o por los 12 meses de la línea de crédito. Estos pueden variar dependiendo de los beneficios de la tarjeta o de la institución, y en caso de no pagar esta comisión podrán suspender la tarjeta.

Crédito vs Débito… ventajas y desventajas
Si aún te quedaron algunas dudas sobre estos productos financieros, a continuación, te daremos a conocer algunas otras características de cada una de ellos:


Ventajas:
• Puedes tener un mejor control de gastos, ya que solo gastarás los fondos de la cuenta asociados a la tarjeta.
• No generas deuda con la institución financiera.
• Realizas pagos sin exponerte a cargar efectivo.


Desventajas:
• Normalmente tiene un límite máximo diario de retiro de efectivo.
• Esta tarjeta no cuenta con ningún tipo de protección.
• No genera historial crediticio.
• En ocasiones las instituciones piden contar con un saldo mínimo en la cuenta, de lo contrario la cerrarán.
• No puedes exceder el monto acumulado en caso de emergencia.

Ventajas:
• Algunas cuentan con cobertura por robo, pérdida, extravío y duplicación, relacionados con seguros antifraudes, dándole la seguridad al cliente de obtener un rembolso.
• Con este producto puedes comenzar a crear historial crediticio.
• Algunas tarjetas te permiten generar puntos, no pagar anualidad o facilidades para viajar.
• Puedes encontrar promociones todo el año, por ejemplo, compras a meses sin intereses o descuentos.

Desventajas:
• Si no tienes la costumbre de llevar un presupuesto puedes perder fácilmente el control de los gastos.
• Si no pagas a tiempo, las deudas se verán reflejadas en tu historial crediticio, complicando el acceso a otro crédito.
• Si no llevas una planeación de gastos, los intereses de la deuda se pueden volver impagables.

Consejos para usar tus tarjetas de forma correcta:

  1. Te recomendamos que utilices tu tarjeta de débito a la hora de pagar los gastos diarios como las compras de despensa, gasolina, servicios de luz y agua, así podrás mantener un mejor control de tus gastos.
  2. Para gastos como muebles, viajes, electrodomésticos, entre otros, es mejor utilizar los meses sin intereses que ofrecen las tarjetas de crédito.
  3. En caso de que ya no requieras utilizar tu tarjeta de débito, recuerda que debes de darla de baja, ya que podrían cobrarte alguna comisión por falta de uso.
  4. Ya que las tarjetas de débito no cuentan con seguro de robo, es recomendable no mantener grandes cantidades en ella. También puedes depositar pequeños montos o planear tus gastos a corto plazo para no mantener el dinero por mucho tiempo.
  5. Te aconsejamos ser una persona totalera con tu tarjeta de crédito. Evita en lo posible pagar solo el monto mínimo ya que de lo contrario te demorarás más en liquidar la deuda y solo abonarás más intereses.
  6. Aunque con las tarjetas de crédito puedes disponer de dinero en efectivo, es mejor no utilizar esta opción, ya que te pueden cobrar hasta el 10% de lo que dispongas.
  7. Recuerda no usar tu tarjeta de crédito para terminar la quincena. Es mejor siempre armar tu presupuesto y mantener un control de tus gastos.

https://revistadesa.condusef.gob.mx/wp-content/uploads/2020/09/247_tarjeta.pdf