¿Y mi tanda?

¡Evita que te den baje!

El siguiente caso es de la vida real, solo se cambiaron los nombres para proteger los datos personales de las y los involucrados porque lamentablemente el dinero no se pudo recuperar.

Alicia y Roberto platican en la cocina mientras desayunan antes de irse a sus labores cotidianas.

Alicia: Beto, no se te vaya a olvidar que tenemos que pagarle a mi papá el préstamo que nos hizo para liquidar el crédito de la casa.

Roberto: No te preocupes mi amor, todo está fríamente calculado. ¿Es para agosto verdad?

Alicia: Sí. Ayer me habló y me dijo que le da pena cobrarnos, pero el dinero lo necesita para ir con mi mamá a León, ya tiene rato que no van a ver a mis tíos.

Roberto: Lo tendrá sin falta amor.

Alicia: Beto, no es que desconfíe, pero no he visto que estés ahorrando ni tampoco me das dinero para juntar.

Roberto: Bueno, te lo voy a decir, era una sorpresa, pero ya ni hablar. Estoy en una tanda con una compañera en el trabajo. Se termina justo en la primera quincena de agosto y así como me la entreguen, se va con tu papá.

Alicia: ¿Y sí es de confiar tu compañera? Ya ves que en eso de las tandas se han dado casos…

Roberto: ¡Por supuesto que sí! Tú aguanta corazón.


Dos meses después…

Alicia: Beto ¿Cuándo te van a dar el dinero? Se suponía que la semana pasada. Si quieres le digo a mi hermano para que pasemos por ti al trabajo.

Roberto: Qué crees Licha, ando viendo eso. Corrieron del trabajo a mi compañera y no nos entregó la tanda a otro compa y a mí. Pero ya nos dijo que con lo que la liquiden nos da lo de la tanda.

Alicia: Ay Beto. Te lo dije. ¿Y ahora que le decimos a mi papá?

Roberto: Aguanta, todavía nos queda una semana, igual y ya me da mi amiga. Si no, pues ya hablo con tu papá.

Alicia: En eso no quedamos Beto. ¡Qué pena!


Riesgos y Regulación:
Las tandas carecen de regulación, por lo que, en caso de cualquier fraude, la CONDUSEF está impedida de realizar cualquier acción legal. No obstante, el no pagar el dinero de la tanda puede tener consecuencias legales.

Una tanda de ahorro, ya sea entre vecinos o familiares, se basa en la confianza. En teoría, no importa si no hay un contrato o un pagaré firmado, los abusos de este tipo son castigados legalmente, especialmente cuando se registran casos de personas que dejan de pagar luego de recibir el dinero.

Recuerda:
Las tandas siempre serán una forma de ahorrar dinero, sin embargo, existen otras opciones más seguras para hacerlo. Si quieres saber más visita la página de la revista Proteja su Dinero: https://revista.condusef.gob.mx

https://revista.condusef.gob.mx/wp-content/uploads/2024/05/tanda_290.pdf